Una dulce tentación que seduce a los linarenses

Martes, 16 mayo, 2017

Cristty siguió los pasos de su madre, perfeccionándose en la elaboración de tortas y pasteles que vende a pedido en Linares. Con el apoyo de Fondo Esperanza, ha conseguido seguir emprendiendo en una actividad que lleva en la sangre.

Cristty Valenzuela Vergara (41) vivió en la ciudad de San Fernando, por más de tres décadas, lugar donde formó su familia y comenzó a dar sus primeros pasos como emprendedora. Desde muy joven, recuerda que partió en el rubro de la pastelería, de la mano de las enseñanzas de su madre, quien le entregó los conocimientos que requería para forjarse como una verdadera repostera. 

“Empecé a trabajar con mi mamá, ella me enseñó lo que es hacer tortas”, recuerda Cristty como parte de lo que fueron sus inicios en esta actividad. De esta manera, decidió seguir los pasos de su progenitora y surgir en un emprendimiento que sería un aporte para el ingreso económico de su familia. Con la venta de masas dulces, pasteles y empanadas comenzó a hacerse conocida en algo que realmente le gustaba.

Como las cosas iban por buen camino, la microempresaria recuerda que el año 2011 se acercó a Fondo Esperanza (FE) para solicitar apoyo para su negocio. Fue entonces cuando ingresó a la institución y permaneció por varios años hasta que debió trasladarse a Linares. En esa ciudad retomó su relación con FE e ingresó al Banco Comunal (BC) “Unión esperanza”, donde dice sentirse muy contenta con el grupo.

“Me gusta la confianza que depositan en la gente, al entregarnos el financiamiento para nuestros proyectos. Yo asumí un compromiso con Fondo Esperanza, me gusta conocer gente. Sabía que si le vendía a las mismas personas, no me iba a expandir más, así que empecé a crear más redes”, explica Valenzuela, dando inicio a lo que sería su emprendimiento llamado “Dulce Tentación”.

Asentada en la ciudad de la VII Región del Maule, comenta que tuvo que partir de cero, pero el respaldo que recibió de FE fue fundamental para su crecimiento con la adquisición de máquinas, materias primas y todo lo indispensable para robustecer su pequeña empresa. Actualmente, ofrece tortas de distintas variedades, las que destacan por su exquisito sabor. Además de pasteles y masas saladas para todo tipo de eventos.

“Mi negocio ha mejorado mucho. Tengo varios clientes que se pasan el dato y me llaman para hacerme pedidos. Es gratificante, ya que me siento valorada porque a mis clientes les gusta lo que hago. Me encanta mi trabajo, hacer tortas y salir a dejarlas. A veces trabajo cuatro días full y los otros son para compartir con mis hijos”, señala Valenzuela, quien aprovecha las redes sociales como Facebook o WhatsApp para comercializar sus productos.

Casada y con tres hijos, la repostera dice ser una persona muy empeñosa, responsable y persistente: “Si no me resulta una receta, muchas veces, la vuelvo a hacer hasta que la saco”.

En relación a su experiencia vivida en la comunidad de emprendimiento solidario más grande de Chile, asegura: “Es un apoyo y un lugar en el que te entregan un mundo de oportunidades. Eso ha sido súper importante para mí, especialmente darme a conocer, que la gente sepa de mis productos, su calidad y a mí como persona”.

Para Cristty, una de sus principales metas a futuro es inaugurar una cafetería en la que pueda vender sus tortas junto a un rico café. “La idea no es hacerme rica, pero si tener algo con lo que pueda vivir tranquila”, concluye.

Alianzas

  • Logo 2
  • ROLIMAQ
  • logOmULTI
  • logoSVP
  • gendarmeria
  • aig
  • LOGO FARDO
  • logo kitchen
  • logo_pudahuel2
  • red_desarrollo1
  • La Red
Diseño y desarrollo: Pulsor Comunicación Digital | SOPORTE Y mantención web POR SEIN