Emprendiendo con sabiduría herbaria

Miércoles, 17 mayo, 2017

Con mucho coraje, trabajo, y gracias a los conocimientos que le transmitieron sus antecesoras, Isabel Cheuquelén continúa con el legado de la venta de hierbas medicinales.

Desde pequeña caminaba por las quebradas junto a su mamá, buscando y conociendo las distintas plantas que se encontraban cerca de su casa. Así se formó como hierbatera, esta emprendedora  oriunda de Cañete, VIII Región.

Su madre y abuela se dedicaba a curar con hierbas, plantas e infusiones, por lo que eran reconocidas en el sector de “El Trauco”. De ellas, Isabel absorbió todos los conocimientos, heredando también el amor por la naturaleza. “Lo que más aprendí de mi mamá fue a ser trabajadora, porque ella quedó viuda muy joven y tuvo que  criar sola a sus hijos. Fue su huerto y sabiduría en medicina natural, los que la ayudaron a mantener económicamente una casa”, cuenta nostálgica.

Esta emprendedora genera sus propios productos para vender en una feria cercana. “Me gané un subsidio con el que compré una casa y un terreno en  ‘Pitro Cuicui’, lugar cercano a Cañete. Ahí cultivo mis plantas, realizo recolección de frutos y tengo aves”.

Dice que cualquier enfermedad se puede tratar con remedios naturales. “Cuando la gente me ve, pide consejos sobre su uso. Lo que más vendo es la ‘Cola de caballo’,  que tiene propiedades que ayudan a limpiar los riñones. Por ejemplo, la manzanilla también es bien requerida y es, actualmente,  la que más se llevan. Los clientes la usa para baños, para reumatismos, resfríos o recuperar temperatura”, cuenta.

Pero su propósito es traspasar esta sabiduría que se ha transmitido de generación en generación.  “Una de mis hijas va a seguir el rubro cuando yo me muera, porque le empecé a enseñar desde que era chiquitita. Mi nieta pequeña también tiene amor por la vegetación y curar con las plantas, así que el futuro de los conocimientos que tenemos en mi familia está asegurado”, comenta orgullosa.

Es conocida por lo que sabe y vende, por esto una vecina se acercó a ella hace dos años atrás para invitarla a formar parte del Banco Comunal (BC) “El Pillán”. Isabel aceptó encantada, porque lo que buscaba era una oportunidad para crecer como comerciante. “Ingresé a Fondo Esperanza porque vi una opción real de salir adelante. He recibido apoyo en dinero lo que me ha ayudado harto y  también me han enseñado a invertir  Gracias a lo que me enseñan aprendí a vender, ahorrar, y lo más importante a invertir”.

Si quiere contactarla para solicitar alguna hierba medicinal, productos del campo, murta o murtilla, puede hacerlo a su teléfono +569 71522371. Isabel no tan solo vende sus productos, si no que transmite sus saber para el buen uso de ellos.

Alianzas

  • Sencillito-correcto
  • Logo 2
  • ROLIMAQ
  • logOmULTI
  • logoSVP
  • gendarmeria
  • LOGO SOUTHBRIGDE
  • LOGO FARDO
  • logo kitchen
  • logo_pudahuel2
  • red_desarrollo1
  • La Red
Diseño y desarrollo: Pulsor Comunicación Digital | SOPORTE Y mantención web POR SEIN